8 de junio de 2016

Radio abierta por el tarifazo del gas

El Partido Obrero de las ciudades de Villa María y Villa Nueva convoca a los trabajadores y vecinos a la radio abierta que se llevará a cabo el próximo sábado 11 de junio, desde las 11h, en la esquina de Buenos Aires y San Martín de la Ciudad de Villa María, exigiendo la ANULACIÓN DEL TARIFAZO en los servicios que ha impuesto el gobierno nacional -secundado por los gobernadores de todas las provincias- y las fuerzas políticas patronales que integran.

gas

Este es un tarifazo del que es víctima el conjunto de la población argentina. En el marco del brutal ajuste que llevan adelante los gobiernos -nacional, provinciales y municipales, de todos los partidos políticos patronales-, los salarios han sufrido un nuevo y durísimo golpe y el nivel de incrementos fijados en paritarias no guarda la más mínima relación de proporción con los aumentos de tarifas: agua, luz, gas, transporte público, entre otros.

Durante dos décadas, desde los años 90 y hasta la actualidad, las privatizadas han saqueado los recursos naturales, han desinvertido en las empresas públicas y ahora pretenden que se traslade integralmente a los usuarios la factura de la crisis que han generado.

Mientras se discuten excepciones (a clubes, hospitales, universidades, etc.), desde el Partido Obrero impulsamos la excepción completa para todas las familias trabajadoras, lo cual implica retrotraer las tarifas al 1 de enero de este año.

No podemos aceptar que sin abrir los libros de las empresas prestadoras de servicios y sin saber adónde se llevaron esos capitalistas el dinero de los subsidios que durante largos años les otorgó el Estado, se traslade al pueblo argentino semejante tarifazo.

Ante la primera oleada de movilizaciones por el aumento de tarifas del gas, el gobierno nacional había definido un tope máximo del 400% para el aumento en los hogares patagónicos. A las empresas o comercios de esa zona, sin embargo, les sostuvo el tarifazo del 1.500%, sólo que distribuido en dos cuotas. Más de las tres cuartas partes de la nueva facturación irá a las petroleras, una transferencia del orden de los 3.500/4.000 millones de dólares. Pero, además, el anuncio del aumento de tarifas fue en paralelo a la más que duplicación del precio que recibirán las empresas por el gas en boca de pozo. El tarifazo financia una política de rescate furibundo de las petroleras.

La iniciativa contra el tarifazo correspondió, en muchísimos casos, a vecinos que recibieron las facturas y organizaron desde la presentación de cautelares hasta la movilización callejera. Frente al nivel de exasperación, intendentes y concejales se sumaron luego a los reclamos pero esa “adhesión” no pasa de ser una impostura, dado que todos ellos integran fuerzas políticas ajustadoras –sea “Cambiemos” a nivel nacional”, o el Frente para la Victoria y el resto del PJ en provincias y municipios-.

Sin embargo, el movimiento popular no debe perder de vista que las cautelares de la Justicia expresan la intervención de otro poder del Estado en la crisis. La judicialización apunta a contener la reacción popular frente al tarifazo, y “encauzar” su aplicación. En cualquier caso, y por pedido del propio gobierno, la sucesión de cautelares terminará en un fallo “ejemplar” de la Corte. El gobierno busca por esa vía la legitimación final de este nuevo ataque al bolsillo de los trabajadores.

Este escenario reafirma la necesidad de que esta lucha se apoye en la iniciativa popular, con independencia de todos los poderes del Estado. La respuesta es multiplicar y extender lo que ya se vive en las calles: frazadazos en todo el país, contra el aumento y por la victoria de las luchas en curso.

Translate »
Google+