23 de mayo de 2018

Más de 280 rampas de accesibilidad universal en el casco céntrico

Es la iniciativa que lanzó el intendente Martín Gill, a la que calificó como “un paso más para poder permitirnos ser una ciudad más inclusiva y accesible”.

Hacer una ciudad más accesible y más inclusiva es el norte que guía al Gobierno local en la presentación del proyecto por el cual el municipio construirá 288 rampas de acceso universal en 144 intersecciones del microcentro de la ciudad. El intendente Martín Gill lanzó la iniciativa, a la que calificó como “un paso más para poder permitirnos ser una ciudad más inclusiva y accesible”.

El proyecto, que tiene como unidad ejecutora al Instituto Municipal de Inversión (IMI), prevé la construcción de rampas con un criterio unificado en todas las esquinas del área demarcada por bulevar España – Alvear, calle Tucumán, avenida Yrigoyen – Alem y calle San Juan.

Gill destacó que el plan surgió de un relevamiento llevado adelante por el área de Inclusión Social y Familia del municipio, junto al Consejo de Discapacidad. Los datos que emergieron, respecto a la escasa cantidad de rampas y a la variedad de su tipología, llevaron a elaborar esta nueva intervención de accesibilidad. En tal sentido, remarcó que “no podemos seguir poniendo parches en cada esquina”.

El intendente lo subrayó como la primera acción en la proyectada intervención del casco céntrico: “Que el inicio de la reforma del centro de la ciudad sea con la accesibilidad tiene un valor simbólico”.

Además, vinculó el plan a la Emergencia Vial vigente en Villa María, y señaló que la falta de rampas en cada esquina aporta más conflictividad al tránsito, puesto que las personas con movilidad reducida no cruzan por las esquinas sino por donde pueden acceder.

En el acto, realizado en el hall central de Centro Cultural Comunitario Leonardo Favio, participaron algunos de quienes a diario sufren la problemática de vivir en una ciudad con escasa accesibilidad. Martín Galdeano expresó que se torna difícil transitar diariamente una ciudad que no está preparada para las personas con discapacidad. Desde hace algún tiempo, utiliza una bicicleta adaptada por él mismo, y que hoy construye para otros vecinos que pasan por su misma situación.

Las rampas

En la localización consignada anteriormente, se construirán las 288 rampas de accesibilidad universal. Cada una de las instalaciones será de 1,20 por 1,50 metros, con una inclinación del 10 por ciento, y tendrán baldosas direccionales para el ingreso, además de nomencladores en braille, elaborados por los miembros del Centro Elissalde para personas con disminución visual.

En cada una de las cuatro cuadras que confluyen en cada esquina se pintarán las sendas peatonales y líneas de frenado. Además, se incluirán losetas direccionales en las veredas, con una textura diferente, para facilitar el acceso a las rampas, que estarán pintadas de color amarillo y serán de hormigón peinado.

Los trabajos a realizar incluyen la demolición de las rampas existentes, colocación de las losetas direccionales, ejecución de las rampas de accesibilidad universal, colocación de nomenclatura braille, y demarcación horizontal y vertical.

 

Translate »
Google+