10 de Julio de 2016

Lleno total en el Circo Criollo y quejas del público por la poca visión del espectáculo

thumbnail_Circo 02 Un amplio despliegue de artistas locales vistió de circo la noche de la ciudad, cuando el Bomarraca, iluminado por tenues bombillas de luz, abrió el imaginario telón del Circo Criollo. Fue la propuesta cultural central con la que el municipio convocó a los vecinos para celebrar el Bicentenario de la Independencia Nacional.

La propuesta fue seguida por un lleno total de un público que siguió atentamente cada intervención de los payasos, de los equilibristas, malabaristas y acróbatas. Ya desde temprano, el intenso movimiento en cercanías del Bomarraca hacía presagiar el resultado.

El elenco del Circo Criollo estuvo conformado por 150 artistas locales, que ensayaron intensamente en las semanas previas al evento. Contó con la participación de una banda de música en vivo, ubicada a un lateral de la “pista circular”, que amenizó acertadamente cada momento del show.

El espectáculo se dividió en dos partes. La primera de ellas, netamente cirsense, contó con payasos y elencos que demostraron destrezas en piso, en trapecio y en tela.

En la segunda parte, fue el momento para el teatro gauchesco, con la representación de la obra tradicional “Juan Moreira”. Precisamente, esa representación fue la que completó la identidad del espectáculo como circo criollo.

En las redes sociales, los espectadores manifestaron su enojo debibo a que no había tribunas y los espectadores que se encontraban en las últimas filas no podían ver las presentaciones. El motivo es que montaron el escenario a la altura del piso.

Translate »
Google+