20 de marzo de 2018

Las personas con disminución visual podrán acceder a todos los libros de la biblioteca

Villa María ya tiene 10 dispositivos PROCER para garantizar el acceso de personas con disminución visual a todos los libros de la biblioteca y Medioteca Municipal y Popular Mariano Moreno.

La innovación y creatividad al servicio de las personas ciegas o con disminución visual, para garantizar el acceso y el derecho a contar con herramientas que le aporten autonomía a su cotidianeidad. Esa es la premisa con la que, desde hoy, Villa María incorporó diez dispositivos PROCER en instituciones públicas, que permiten la lectura mediante un novedoso y práctico aparato para escanear textos, siendo estos leídos luego por una voz en alto.

Precisamente es en la Biblioteca y Medioteca Municipal y Popular Mariano Moreno donde se incorporarán cinco de los aparatos adquiridos, mientras que los restantes serán destinados al Centro de Rehabilitación Enrique Elissalde, que brinda atención a personas con discapacidad visual.

El proyecto PROCER fue mentado por cuatro estudiantes avanzados de Ingeniería en Computación y en Electrónica que para desarrollarlo encontraron dos caminos: primero, el financiamiento estatal, con un subsidio otorgado a través de la Universidad Nacional de Córdoba; y luego, la preventa de los aparatos. Durante el año pasado, Manuel Ferreyra y José Ribodino, quienes hoy presentaron los dispositivos, se reunieron con Gill para mostrar el prototipo, ocasión en la que el intendente decidió la compra de diez por parte del municipio.

Luego de la presentación, Manuel y José explicaron a los medios cómo funciona el dispositivo PROCER.

Pero por otra parte, el aparato lee de manera dinámica las facturas de servicio, proporcionándole al usuario la información más relevante como empresa, monto total a pagar y fecha de vencimiento. Otra función interesante es que la persona puede colocar billetes en la parte inferior, para que los tome la cámara, y PROCER les informará sobre la cantidad de dinero que tienen.

Los desarrolladores también explicaron que el dispositivo tiene una autonomía para el uso de 6 horas, no necesita conexión a Internet, se le pueden conectar auriculares y pen drives desde los cuales leer archivos en texto o libros que se encuentren digitalizados.

Una de las últimas incorporaciones es la función de magnificador, para facilitar el acceso a las personas que no tienen grado de ceguera. Con esto, es posible conectar PROCER a un monitor o televisor y ver la imagen amplificada, con una serie de configuraciones y controles para manejar la lectura.

Manuel aseguró que están trabajando en la actualización que contendrá objetos precargados, de manera que el usuario pueda “leer” elementos como sachets o latas y saber de qué producto se trata, dado que en general suelen ser similares, comparando por ejemplo un paquete de mayonesa con uno de kétchup.

 

Translate »
Google+