7 de septiembre de 2016

Junto a De Vido, imputaron a De Falco y a Navarro por desvíos de fondos

Están acusados, junto con exfuncionarios nacionales y villamarienses, por el supuesto desvío de 25 millones de pesos. En Villa María, dicen que hay más irregularidades.

devido_25El diputado nacional y exministro kirchnerista de Planificación e Infraestructura, Julio De Vido, fue imputado por presunto desvío de fondos públicos en la remodelación del anfiteatro de Villa María.

El requerimiento del fiscal federal Ramiro González alcanzó también al exsecretario de Inversión Pública y Servicios, Abel Fatala, que era el ‘número tres’ del ministerio detrás de José López, encarcelado luego de que tratara de esconder casi 9 millones de dólares en un monasterio de General Rodríguez.

A la vez resultaron imputados por el Ministerio Público el expresidente del Concejo Deliberante de Villa María e intendente interino, el fallecido Marcelo Javier Suppo; la exsecretaria de Economía y Finanzas, Verónica Navarro Alegre, pareja del exintendente Eduardo Accastello; y el exjefe del Tribunal de Cuentas, Carlos De Falco.

En principio se creía que Accastello estaba entre los imputados, pero oficialmente sólo se encuentra “mencionado en la investigación”, señaló el secretario de la Fiscalía federal 7, Mario Castillo, que no descartó que con el correr de la causa el excandidato a gobernador del Frente para la Victoria aparezca como imputado.

El fiscal González pidió que se investigue a todos por la ejecución del convenio de colaboración y transferencia que el Ministerio y la municipalidad de Villa María suscribieron el 12 de junio 2009, así como si existieron otras dos versiones de aquel acuerdo.

“El Ministerio de Planificación Federal había estimado el costo de las obras en casi 25 millones de pesos (…) la municipalidad las pudo realizar con fondos propios en la suma de 9.427.921 pesos”, consignó González en el requerimiento.

El fiscal remarcó que la causa se inició porque José Benedicto Naselli, extribuno de Cuentas de Villa María, “denunció en la fiscalía federal de Villa María la presunta sustitución irregular” del convenio original “para justificar el desvío de fondos”.

Las obras del Eninder quedaron en la mira de la Justicia a partir de que la Auditoría General de la Nación detectó sobreprecios de casi el 150 por ciento.

EL ENINDER.

Finalmente, las obras se hicieron con fondos propios del municipio y a un tercio de ese monto, según la denuncia.

La maniobra se habría concretado mediante la sustitución irregular de un convenio de colaboración firmado el 12 de junio de 2009 en la ciudad de Buenos Aires con el Ministerio de Planificación para la remodelación del anfiteatro.

“Esperable”

La concejala villamariense del PRO Karina Bruno dijo que “era absolutamente esperable” la imputación por el supuesto desvío de fondos y sobreprecios en la construcción del techo del anfiteatro y remodelacion de la Costanera de Villa María.

“Vengo sosteniendo desde hace mucho que el día que se abriera la causa por el manejo de fondos del Ministerio de Planificación de Julio De Vido, Accastello iba a caer por la relación estrecha que tenían. Fue el representante de su ministerio en Córdoba y el Eninder fue la herramienta de captación política de intendnetes. Todo el dinero que mandaban los secretarios López y Carlos Kirchner bajaba por Accastello, quien distribuía y ejecutaba”, opinó.

Agregó que “el Eninder fue el mecanismo ideal para alejar todo los controles posibles de los fondos públicos, los sobreprecios y los desvíos de dinero”.

Advirtió también que “lo más grande está en el asfaltado”.

“Era el gran negocio, no solo de funcionarios, sino de privados y subcontratados. Era la gran caja. Cuando la Justicia se empiece a involucrar más en las obras de asfaltado, veremos la gran cantidad de plata de ciudadanos que se fueron a destinos no correctos”, indicó.

Sin notificación

Por su parte, los ediles oficialistas Carlos De Falco y Verónica Navarro, mencionados en el caso, dijeron no tener conocimiento de haber sido imputados por la Justicia Federal por supuestos sobreprecios en la construcción del techo del anfiteatro y remodelación de la Costanera.

Contactada telefónicamente por este medio, Navarro, la exsecretaria de Economía y Finanzas villamariense, y actual pareja de Accastello, se excusó de hablar porque estaba en una reunión, pero señaló que no tenía información sobre una imputación en su contra.

De Falco, quien fuera presidente del Tribunal de Cuentas durante la gestión de Accastello, dijo no saber “a cuenta de qué podría estar imputado” y que nunca manejó fondos ni fue parte del Eninder.

 Fuente: La Voz Del Interior.
Translate »
Google+