20 de diciembre de 2017

Firmaron solicitando la reincorporación de los compañeros despedidos

Todo el arco político, gremial y social firmó un documento solicitando la reincorporación de 59 trabajadores de las fábricas militares.

Representantes del arco político e institucional de Villa María, Villa Nueva y Río Tercero se reunieron hoy para dar cuerpo a un documento conjunto en el que se solicita al Gobierno nacional la revisión de las medidas que determinaron 30 cesantías en la Fábrica Militar de Villa María y 29 en la de Río Tercero. El encuentro tuvo lugar en la sede del Obispado, bajo el norte de propiciar la cultura del encuentro en pos de un objetivo de todos.

El documento elaborado, que resalta el valor del trabajo como herramienta de dignidad de la persona y factor de cohesión social, está dirigido al jefe de Gabinete, Marcos Peña; al titular del Ministerio de Defensa, Oscar Aguad; y al interventor de Fabricaciones Militares, Luis Rivas. Las firmas corresponden al obispo de la Diócesis, Samuel Jofré Giraudo, a los intendentes Martín Gill, Alberto Martino y Natalio Graglia, al legislador provincial Darío Capitani y a los secretarios de las delegaciones de ATE, Fernando Mercado y Cristian Colman.

De esta manera, quedó constituida una mesa abierta para el diálogo y la búsqueda de soluciones, tal como coincidieron los presentes. En el acto de la firma del documento, también estuvieron presentes representantes de instituciones de la sociedad civil y los partidos políticos.

Previo a la firma, los presentes dejaron su mensaje. Así, el intendente Gill valoró que el grupo reunido puso énfasis en “la cultura del encuentro frente a una circunstancia dolorosa como la pérdida del trabajo”. “Hemos hecho hincapié en las coincidencias para que surja el cumplimiento de los objetivos que nos unen”, subrayó.

También puso de manifiesto que “el trabajo no es un costo más”, y resaltó el valor personal y social que tiene el mantenimiento de las fuentes laborales.

Su par de Río Tercero, Martino, también se refirió a la unión por encima de los colores políticos en pos de un objetivo, el mantenimiento de los puestos laborales. Y bregó por discutir la cuestión de fondo para garantizar “la sostenibilidad de nuestras fábricas”.

A su turno, el villanovense Graglia optó por poner el énfasis en la necesidad de cumplir los compromisos que devienen de los diferentes procesos de diálogo. “Si no, no sirve”, concluyó.

Capitani, en tanto, reiteró que su compromiso es revertir la situación de cada trabajador cesanteado. Además, hizo votos por un diálogo exento de violencia.

También tomaron la palabra los representantes de los trabajadores nucleados en ATE. El secretario general de la delegación Río Tercero, Cristian Colman, habló desde su lugar como empleado de la Fábrica desde hace más de 30 años, y dijo que “no trabajamos por hobby, sino para llevar el pan a la mesa de nuestras familias. Vernos en esta situación es muy triste, pero valoramos el acompañamiento”.

El secretario general de la delegación Villa María de la entidad gremial, Fernando Mercado, formuló la propuesta de solicitar que se mantengan durante un año las fuentes laborales para “demostrar que no sobran trabajadores, sino que falta trabajo”. En tal sentido, pidió se tengan en cuenta las iniciativas presentadas para garantizar la viabilidad de Fabricaciones Militares.

Tras la firma del documento, se expresó el obispo Jofré Giraudo, quien resaltó también el valor del trabajo en la vida de una persona. Solicitó además que los cambios se realicen de la forma “más gradual posible”.

Estuvieron representados la Pastoral Social, Aerca, Acovim, la UNVM, la UTN, CTA, CGT, la auditora Alicia Peressutti, miembros de todos los bloques del Concejo Deliberante, FUVIMA, UCR, Partido Justicialista, Frente Cívico, Encuentro Vecinal Córdoba, Corriente Clasista y Combativa, Foro de Mujeres, Partido Solidario, Frente Grande, Unidad Popular, Unidad Vecinal Federal entre otros.

El documento firmado es el siguiente:

Los abajo firmantes, en nombre propio y representando de diversa manera a las comunidades y regiones de Villa María y Río Tercero en la provincia de Córdoba, nos dirigimos a Ud. preocupados y apenados por los despidos producidos en las fábricas militares de Villa María y Río Tercero.

Comprendemos las responsabilidades de las autoridades en cada ámbito y queremos respetarlas, pero también pedir se revean las decisiones tomadas que quitan el trabajo y el sustento a 59 personas, con sus respectivas familias.

Todos compartimos algunos grandes objetivos nacionales que hemos de buscar pacíficamente unidos, propiciando el diálogo y la cultura del encuentro e incorporando en el proyecto de nación muchas legítimas diferencias que existen. Comprendemos que necesitamos propiciar el equilibrio fiscal, reducir la inflación, convertir nuestro sistema económico en un sistema primordialmente productivo y no especulativo, alcanzar el pleno empleo, fortalecer el rol del trabajador del sector público con las responsabilidades que conlleva y alcanzar otras metas en las que todos los argentinos podamos encontrarnos.

La triste realidad de pobreza y exclusión, que desde hace mucho tiempo sufre nuestra patria, nos une en la convicción de que debemos organizarnos de modo distinto en muchos aspectos de nuestra vida social. Si seguimos haciendo las cosas de la misma manera, seguiremos obteniendo los mismos resultados de frustraciones.

Estamos dispuestos a buscar, mediante el diálogo, los mejores caminos para construir la nación justa y fraterna que queremos. Por ello manifestamos nuestro enérgico rechazo a todas las diversas formas de violencia que sufre nuestra patria y nos comprometemos a poner todos los medios posibles para que en nuestros ámbitos, instituciones y comunidades la paz social sea realidad. Todos tenemos planes y objetivos particulares que queremos integrar y armonizar en la búsqueda del bien común de nuestra patria.

Somos conscientes de que las necesarias transformaciones sociales son difíciles, pero estamos convencidos de que el trabajo, por su carácter subjetivo o personal, es superior a cualquier otro factor de producción y, junto a la familia, es el eje que estructura la vida de las personas y de la sociedad toda. Por ello pedimos que en el camino que se deba tomar nunca se abandone la protección del trabajo como nuestra disponibilidad a todas las instancias de diálogo que permitan encontrar los caminos para avanzar en el sentido señalado.

Opinamos que revisar los despidos en las fábricas de Villa María y Río Tercero no obstaculizará los planes que el gobierno tenga para Fabricaciones Militares y que tal medida puede colaborar para sumar decisivamente a los trabajadores en las necesarias transformaciones. Por ello se lo pedimos sencillamente.

Rogamos a Dios le conceda luz y fortaleza en su tarea de servir a nuestro pueblo y quedamos a su disposición para dialogar lo que sea necesario respecto a nuestro pedido y a los grandes objetivos que nos unen a todos los argentinos.

Translate »
Google+