12 de Julio de 2017

Denuncia judicial contra funcionario por supuesto acoso sexual de una menor

La madre de una menor de edad realizó la denuncia por supuesto “ciberacoso” sexual contra Sergio Pindo, a quien rapidamente el municipio le suspendió el contrato.

El “grooming” es un delito tipificado en el Código Penal y se refiere a los casos en que hay acoso sexual a través de tecnologías de transmisión de datos, por ejemplo, por las redes sociales. En esta nota, mostramos una conversación de Sergio Pindo, funcionario del área de Gobierno, con una menor de edad

Sergio Pindo trabaja como funcionario en la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de Villa María

“Una pregunta… ¿No te molesta la diferencia de edad que tenemos? Porque a mí me encanta que seas tan nena”.

Ese es el texto de uno de los mensajes de WhatsApp que envió Sergio Pindo a una niña que se había contactado con él para pedir ayuda para su familia, que está en situación de vulnerabilidad, según lo reveló a EL DIARIO la madre de la menor de edad, G.P., quien además proporcionó las evidencias.

Los mensajes comenzaron por Facebook, cuando la pequeña, ayudando en tecnología a su madre, fue a un ciber a enviar cartas a funcionarios para que la ayudaran a no perder el techo en el que viven. Luego, él nombrado propone seguir la charla por WhatsApp y le da su número de teléfono. EL DIARIO pudo corroborar que el número es el del funcionario y que está utilizándolo actualmente, es decir, no se lo robaron ni lo contesta otra persona.

“Mandábamos la carta a todos los políticos, a Nora Bedano, a Martín Gill y hasta a Martín Llaryora”, relató la jefa de familia. Las respuestas en muchos casos no llegaron y en otros fueron insultantes, pero lo peor estaba por venir.

“Cuando mi hija le manda la carta a Sergio Pindo por Facebook, éste comenzó a responderle diciéndole que iba a hacer todo lo posible por ayudarnos, pero luego inició una conversación de índole sexual totalmente abusiva”, narró.

Pindo se desempeña como administrador del PJ Digital, órgano de difusión web del Partido Justicialista y, además, trabaja en la Secretaría de Gobierno municipal como funcionario, particularmente administrando las redes sociales de Rafael Sachetto, el titular del área.

“Leí tu pedido. En realidad veo dos cosas: estás en problemas graves y estás sin cariño. Yo, obvio, puedo escucharte, me gustaría hacerlo en persona… y que te sirva para contar todo, descargarte y contar con mi apoyo en lo que pueda”, le dice Pindo desde su Facebook a la niña, prometiéndole que puede guiarla para hablar con quien corresponda en la Municipalidad.

Acto seguido, le pregunta si tiene pareja y la invita a tomar café para charlar personalmente de los problemas.

La conversación sigue. La niña insiste con el pedido de ayuda, le cuenta todas las cartas que mandó y él le da su número de celular para “seguir la conversación por WhatsApp”.

A esta altura de la charla, la invita a una casa ubicada en el barrio Rivadavia, que, según los dichos de Pindo, pertenece a su madre, pero le asegura que ahora está deshabitada.

“Me gustan las personas de tu edad, tienen la energía a pleno, vas a conseguir salir de todos los problemas”, le dice.

Luego, avanza preguntándole cómo es físicamente, interesado especialmente en saber si es flaca y si es cariñosa.

Le ofrece también “enseñarle” a hacer masajes terapéuticos y sigue con el acoso: “¿Puedo darte un besito de buenas noches? Te diré nena y vos, papi… ja ja ja”.

La conversación se traslada ahora al WhatsApp y a juzgar por el contenido de la conversación, se extendió hasta el domingo 2 de julio, cuando él la citaba para encontrarse en una casa deshabitada después del acto del gobernador Juan Schiaretti en Mundo Rojo, donde estuvo sacando fotos.

Ahí, el contenido se trastocó en explícitamente sexual. Le ofreció hacer un book de fotos “sexi” y avanzaba preguntándole si quería ver películas “XXX” (pornográficas) o cuál parte de su cuerpo era más sensible.

Intenta seducirla hablando de trabajos “importantes”, como hombre de negocios en la Bolsa de Valores de China, y hasta le indica la oficina en la que él trabaja en la Municipalidad.

La niña responde insistiendo en la ayuda que había pedido su mamá, pero él desvía el tema. Entonces, le pregunta si no podría darle un trabajo para ayudar a su familia en “la bolsa de China”.

Más se expresaba la niña pidiendo ayuda, más avanzaba en el acoso Pindo: “¿Te gusta masturbarte? Dejame enseñarte”.

La niña le decía que no salía, que no iba a boliches y que ni siquiera solía pasear por la costanera. Las respuestas de la pequeña aludían al recuerdo de su vida en el campo y le contaba los problemas que tuvieron desde que se mudaron a Villa María.

En la familia, las hermanas de la pequeña “seguían la corriente”, sin saber muy bien el motivo, aseguró su madre. Pero cuando ésta intervino, se hizo cargo de la situación y fue ella, identificándose, quien envió un mensaje al WhatsApp del funcionario.

Pindo, confiado -tal como lo hizo saber después- en que la niña habría borrado los mensajes, se excusó diciendo que se había equivocado de número. La mujer le recordó el reclamo y él le sugirió entonces, como un vecino, que escriba por Facebook: “Una vez tuve problemas con las luminarias en mi barrio y me lo solucionaron”, aseguró, para terminar la conversación con la mamá diciendo: “Recemos por eso”, es decir, para que la escuchen.

“Mi hija le seguía la corriente creyendo que ayudaba. Por supuesto que le expliqué, pero te queda esa sensación de que se quieren aprovechar de nuestra situación. No encuentro palabras para decir cómo nos sentimos”, dijo.

La niña, ya acompañada por su mamá, retoma con un “hola” la charla, a lo que él le pide que cuando sea ella, empiece a escribir un “papi” para que él esté alerta y sepa que es la pequeña y no su madre.

Captura de pantalla de la charla mediante el sistema WhatsApp.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Audio de la madre de la menor en diálogo con Radio Show.

Según publica EL DIARIO, la fiscal Silvia Maldonado decidió actuar de oficio luego de conocerse una denuncia de acoso sexual en perjuicio de una niña por parte de Sergio Pindo, funcionario municipal.

El Gobierno local anunció durante este mi{ercoles, que a raíz de la publicación se “decidió suspender la relación contractual con el agente Sergio Pindo, sin perjuicio de las acciones que en otro ámbito se lleven adelante para esclarecer el hecho”.

Pindo pertenece a la Secretaría de Gobierno, cumple funciones de prensa y difusión de las actividades llevadas adelante por el titular de esa área, Rafael Sachetto.

Texto: El Diario del Centro del País.

Translate »
Google+