3 de enero de 2017

Intendentes abandonan el Eninder y denuncian discrecionalidad política

Una docena de intendentes radicales y macristas que integran el espacio Cambiemos, decidieron alejarse del Ente Intermunicipal para el Desarrollo Regional (Eninder), denunciando que hubo “discrecionalidad política” en el reparto de fondos para obra pública.

A más de un año del final de la gestión nacional K y de la presidencia de Eduardo Accastello en el Eninder, los intendentes de Cambiemos sostienen ahora que se van porque los fondos para obras se repartían entre “unos pocos”.

La gestión del Eninder fue cuestionada por una investigación de la Auditoría General de la Nación (AGN), que concluyó que hubo sobreprecios en las obras auditadas de hasta un 148 por ciento,

El juez federal porteño Ariel Lijo tiene una causa en la cual in­vestiga al exministro de Planifica­ción Federal, Julio De Vido, y al exsecretario de Obras Públicas de la Nación, el ahora detenido José López, quienes eran responsables de entregar los fondos para que el Eninder ejecutara obras en los 40 municipios que lo integraban.

Mediante una nota dirigida al intendente de Villa María, Martín Gill, presidente del Ente, 12 intendentes decidieron apartarse del organismo intermunicipal.

En la renuncia de los intendentes de Cambiemos hay un párrafo crítico de la gestión del Eninder.

“Los objetivos fundacionales del Ente se desvirtuaron de manera significativa y evidente, mediante una discrecionalidad manifiesta en el reparto de diversas obras. Por lo que el resto de los municipios se han tenido que conformar con el sólo hecho de contemplar cómo algunos se beneficiaban (unos pocos) y otros no (la mayoría), y casualmente, todos pertenecientes al mismo partido político gobernante en la Nación hasta el 10 de diciembre de 2015”.

Por sus estatutos, el Eninder tiene sede administrativa en Villa María y debe ser presidido por el intendente de esa ciudad.

El intendente Gill impulsa una modificación de los estatutos para que la presidencia sea rotativa. Hasta anoche, las renuncias de los intendentes no habían llegado al Eninder.

La novedad de ayer fue la renuncia de Edgar Bernaus, director administrativo del Eninder. Un hombre muy ligado a Accastello, el funcionario había sido cuestionado por la oposición, en especial, por la concejal villamariense, la macrista Karina Bruno.

Motivos

Con un año de mora, los intendentes de Cambiemos resolvieron dar un paso al costado.

El intendente de Chazón, ­Ernesto Garbiglia (UCR), explicó a La Voz los motivos de la renuncia al Eninder.

“Nos retiramos del Ente porque creemos que cumplió un ciclo. Creemos que la comunidad regional del departamento es el organismo oficial más lógico al que ahora debemos acudir los intendentes para conseguir obras”, afirmó el intendente radical de Chazón.

Sobre la tarea que realizó el Eninder, durante la gestión del kirchnerismo, Garbiglia fue contundente.

“La verdad es que muy pocos fueron los pueblos que recibimos obras. Hay causas judiciales en marcha y serán los jueces los que deberán decir si hubo o no irregularidades. El Eninder fue una especie de secretaría de obra pública durante el kirchnerismo, pero que benefició a pocos”, afirmó.

En el mismo sentido se pronunció Marcos Carasso, intendente de General Cabrera. “No tenía sentido seguir en el Eninder. Nuestro municipio fue un socio adherente que nunca recibió un peso en obras”, afirmó el radical.

Las últimas declaraciones públicas de Accastello para defender su gestión en el Eninder fueron en julio del año pasado, cuando el exintendente manifestó a Cadena 3: “Cuando uno trabaja como lo hicimos nosotros en el Eninder, con el presidente del PRO, Javier Pretto (fue vicepresidente del Ente), con integrantes del radicalismo durante 15 años, habla de una apertura. El Eninder es una gran herramienta asociativa y el mundo va hacia esos criterios asociativos. Estamos muy conformes con el trabajo que realizamos”.

Auditoría. En julio pasado, la Auditoría General de la Nación (AGN) difundió un informe que decía que en las obras ejecutadas por el Eninder, hubo sobreprecios del 148 por ciento. Los proyectos fueron financiados con fondos nacionales, durante el kirchnerismo. El exintendente Eduardo Accastello cuestionó el informe y dijo que tenía errores “groseros”.

Fuente: La Voz Del Interior

Translate »
Google+