10 de agosto de 2016

A 40 años de su martirio, Monseñor Angelelli vuelve a tener su monumento en el espacio de la memoria de la Costanera

En el mediodía de este martes, el intendente Martín Gill encabezó el acto en conmemoración del 40º aniversario del martirio de Monseñor Enrique Angelelli en agosto de 1976. El acto se llevó a cabo en el sector de la costanera ubicado en Bruno Ceballos y Catamarca, donde se presentó una obra en cemento realizada por el artista local Sebastián Sanz.

Angelelli 2“Este lugar ha sido consagrado como el paseo y el espacio de la memoria en nuestra ciudad. Sin dudas, debíamos volver a poner el mojón que recuerda a monseñor Angelelli en este, que es su lugar”, señaló el intendente.

 

En el evento, estuvieron presentes Marilé, Miriam, Américo y Nancy, todos ellos sobrinos de Angelelli. “Este es un acto de memoria para construir justicia”, expresó Miriam. Y agregó: “Él había sembrado la palabra de Jesús en el corazón del pueblo”,haciendo referencia a la intensa labor social que desempeñó su tío.

 

 “Fue una vida de entrega, un trasgresor y un hombre que amó a su pueblo, a los humildes, a los trabajadores, a los estudiantes, con un amor nacido en el Evangelio y la vida cristiana”, destacó Gill. “Su muerte fue y es símbolo de una fe profundamente vivida”.

 

Angelelli, quien fue padre conciliar en el Concilio Vaticano II y designado en 1968 como obispo de La Rioja, tuvo un accidente automovilístico en 1976. Así lo presentaron al hecho las autoridades militares. Treinta y ocho años después, en julio de 2014, Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella fueron condenados a cadena perpetua por el crimen de Monseñor Angelelli.

 

“Esa intolerancia terrorista, ese odio traducido en violencia que quitó la vida a diversos pastores de la comunidad de La Rioja y se llevó al obispo Angeleli, creyeron que lo mataban. Pero después de 40 años, estamos convencidos de que no lo mataron, lo sembraron. Y por eso es que su muerte dio y sigue dando tantos frutos”, enfatizó Gill.

 

Además, ofrecieron unas palabras a los presentes el Vicario General de la Diócesis de Villa María, Presbítero Alberto Bustamante y quien escribió la biografía de Angelelli, Luis Baronetto.

 

Hacia el final del acto, se realizó el descubrimiento de la obra realizada por el artista Sebastián Sanz en homenaje a Monseñor Angelelli. El monumento está hecho en relieve de cemento blanco a través de una técnica de vaciado de ese mismo material.

 

Antes de comenzar, el Dúo Caliope interpretó la canción en honor al Monseñor, “Hay que seguir andando nomás” y durante el descubrimiento del monumento, se escuchó el “Salmo vivo a Angelelli”.

 

Translate »
Google+