6 de agosto de 2017

Encontraron un remisero sin vida dentro del auto en la zona rural

Hay al menos una persona demorada en relación con el caso. El fiscal ordenó que se realizara la autopsia correspondiente como primer paso de la investigación

El fiscal y parte de su equipo, en la calle donde fue hallado, sin vida, el remisero villanovense

Alrededor de las 17 de ayer sonó el teléfono de la Comisaría: la voz de una mujer, cuya identidad no trascendió, daba cuenta de que en una apartada calle de la zona rural de Villa Nueva había un hombre sin vida, dentro de un automóvil.

Rápidamente, desde la sede policial se dio participación al fiscal de Instrucción del Tercer Turno, René Bosio, quien a partir de ese momento comandó la investigación.

En cuestión de minutos el funcionario judicial, efectivos de Investigaciones, el médico forense y los peritos policiales se hicieron presentes en Balbín y Juárez Celman, a unas cinco cuadras de la ruta provincial 4 para constatar que, efectivamente, un conocido remisero villanovense, se trata de Roberto Francisco Quinteros, de 67 años, quien residía en el barrio Medalla Milagrosa de la vecina localidad), yacía sin vida dentro de su coche, un Fiat Uno verde, con tulipa roja.

Agentes uniformados acordonaron el lugar para evitar el acceso de los curiosos que debieron contentarse con observar la escena desde una distancia de unos 100 metros.

“Efectivamente, encontramos una persona fallecida y ordenamos distintas pericias tendientes a esclarecer las circunstancias en que murió”, señaló el fiscal Bosio a un cronista de EL DIARIO que llegó al lugar en compañía de un fotógrafo.

“Sin embargo, no podemos adelantar por el momento ninguna otra cosa, vamos a esperar los resultados de las pericias ordenadas para dar datos más fehacientes y comunicar sobre el desarrollo de la investigación”, explicó el funcionario judicial.

 

Una persona demorada

Extraoficialmente, no obstante, pudo conocerse que habría al menos una persona demorada en relación con el caso, aunque no trascendió si está implicada directamente o no con el fallecimiento del trabajador del volante.

Poco a poco, comenzaron a acercarse al escenario del hecho compañeros de trabajo del remisero fallecido y el dueño de la agencia de coches de alquiler, preocupados por el deceso de Quinteros y sus familiares. Alguno de ellos debía comunicarles lo ocurrido.

Bosio ordenó incautar el automóvil que conducía Quinteros, como parte de la investigación, que continuaba incluso anoche con la toma de testimonios en la sede judicial.

Una vez que los estopometras policiales tomaron todas las medidas requeridas por el fiscal, se recogieron huellas y el médico forense constató formalmente el deceso, Bosio ordenó levantar el cuerpo.

Entonces llegó la ambulancia para trasladar a la víctima hasta la Morgue Judicial donde se le practicó la pericia forense. Los resultados del estudio serán revelados hoy por los especialistas.

El sol comenzaba a caer.

Se marchó la ambulancia, después el fiscal, finalmente, los efectivos policiales.

Las cintas plásticas blancas y rojas que precintaron sendos extremos de la calle Balbín durante la recolección de pruebas quedaron flameando al viento como dos paréntesis vacíos. Paréntesis que encerrará -hasta el lunes en que haya más novedades en el caso- el secreto de sumario en el que se desarrolla la investigación.

Fuente: El Diario

Translate »
Google+